Identificarse

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Fotos Obispos Celam

Francisco, el Papa de la fuerza interminable

Dispuesto a llevar su mensaje más allá de las fronteras humanas

Fotografìa: Presidencia de la Repùblica.

Dispuesto a llevar su mensaje más allá de las fronteras humanas, el Papa Francisco le madruga a la vida a sus 81 años de edad.

¿De qué está hecho el pastor del rebaño?

El sucesor de Pedro tiene una fortaleza a  toda prueba.

En su tercer día de visita a Colombia, Francisco viajó, muy temprano, a la ciudad de Villavicencio, puerta del extenso llano colombiano que se une en la distancia con el Amazonas.

Antes de partir saludó a las fuerzas del orden en el aeropuerto militar de Catam y les dirigió sus primeras palabras del día: “… quiero agradecerles lo que han hecho y lo que hacen por la paz poniendo en juego la vida. Y eso es lo que hizo Jesús: nos pacificó con el Padre, puso en juego su vida y la entregó. Esto los hermana más a Jesús: arriesgar para hacer paz, para lograr paz. Gracias de corazón por todo esto. ¡Gracias!”

Acto seguido emprendió el camino a la capital del departamento del Meta donde presidió la santa misa frente a una multitud de 650.000 fieles que lo esperaban desde el amanecer en Catama.

Como ha pasado durante todos sus recorridos en las calles colombianas, se le vio animado a saludar a todos aquellos que abarrotaron las vías a su paso.

De pie, en el Papa Móvil, agitando sus manos, saludando, sonriendo, con ganas de bajarse, así es el sucesor de Pedro.

Su mensaje central fue la reconciliación y la protección del medio ambiente. El santo padre pidió a los colombianos huir de la venganza y el odio.

Allí proclamó beatos al padre Pedro María Ramírez Ramos y a Monseñor Jesús Emilio Jaramillo Monsalve.

En horas de la tarde llegó al parque Las Malokas donde escuchó los testimonios de  cuatro víctimas del conflicto   armado.

Fotografìa: señal multidestino.

Un ex guerrillero y una ex paramilitar, hicieron parte del grupo que contó su historia al pontífice. Finalmente  el papa Francisco estuvo frente a frente con el Cristo mutilado en Bojayá, Chocó, cuando un cilindro bomba de las FARC acabó con la vida de 79 personas que se refugiaban en una iglesia.

Y Francisco le dijo a las víctimas: “Ustedes llevan en su corazón y en su carne las huellas de la historia viva y reciente de su pueblo, marcada por eventos trágicos pero también llena de gestos heroicos, de gran humanidad y de alto valor espiritual de fe y esperanza”.

Fotografìa: Presidencia de la Repùblica.

Y para cerrar su agitado día realizó una breve parada ante la Cruz de la reconciliación en el Parque de los Fundadores de Villavicencio, donde sembró un árbol como símbolo de paz acompañado de tres niños.

A última hora de la tarde regresó  a descansar en Bogotá.

Sin duda el papa Francisco tiene la vitalidad del pastor que no desfallece para guiar a sus ovejas.