Identificarse

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Fotos Obispos Celam

El triste adiós al papa Francisco

 

Adios.jpg

Fueron cinco días de visita papal a Colombia donde Francisco encontró el suelo abonado y fértil para sembrar su mensaje de paz.

Todas las ciudades que lo recibieron superaron con creces las expectativas de los más optimistas con millones de fieles que acudieron en masa al llamado del sucesor de Pedro.

Cada desplazamiento estuvo abarrotado de familias, hombres, mujeres y niños que esperaban ver al papa así fuera por un segundo. La mayoría no pudo tocarlo, pero a todos nos queda su palabra y su presencia.

Han pasado tantos años de violencia y de inseguridad que la figura del papa Francisco se confirmó como el pastor que los colombianos queremos tener en el camino hacia la construcción de la paz.

Hoy muchos colombianos querrán dar el primer paso así como lo hizo Pastora en Villavicencio, quien perdonó a los que masacraron a su familia, o como lo hicieron los niños del hogar San José de Medellín, que encontraron un hogar cariñoso tras perder a sus familias por la violencia.

El papa Francisco vino a mostrar el proceso colombiano ante el mundo para apoyarlo. “No están solos”, “no se dejen robar la esperanza”, repitió una y otra vez ante los jóvenes.

Su mensaje de paz halló un suelo abonado y listo para germinar en el corazón de los colombianos.

Por eso al terminar su misa en CONTECAR nos dejó una última palabra que servirá de guía hacia el futuro: ¡No dejemos de dar el primer paso! ¡No nos quedemos parados!

Y el peregrino siguió su camino y volvió a Roma. Pero se llevó el amor de un pueblo que lo siguió en todos sus caminos y se quedó deseoso por construir un nuevo país.